ARCO: Venden una botella de butano por seis millones de euros

La había olvidado el repartidor en la puerta por error.

La obra de arte más cara vendida en esta edición de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCO ha resultado ser en realidad una botella de butano normal y corriente dejada ayer por el repartidor. “No había nadie en las cocinas y la dejé un rato en el hall”, explica José Gasol, empleado de la empresa Repsol Butano. “Cuando regresé la botella había desaparecido”.

Ahora la policía baraja dos opciones: buscar al galerista que estafó al coleccionista holandés Ernest Verhoeven, al que limpió la friolera de cinco millones novecientos noventa y siete mil euros, o dejarlo estar y no sacar de su error al holandés que muestra orgulloso su nueva pieza en su domicilio de Amsterdam. “Casi que vamos a hacer lo segundo”, indica Remigio Acuesto, subinspector de la policía. “Total el hombre está contento y bien está lo que bien acaba”.

Relacionado

Comentar