Encuentran a Vladimir Putin en el despacho oval con los pies sobre la mesa

Un grupo de asesores cercanos a Donald Trump se ha llevado una sorpresa mayúscula al entrar al despacho oval en la Casa Blanca: en vez de a su jefe habitual encontraron a Vladimir Putin en actitud más que familiar con la oficina. Repantigado en el asiento, con los pies sobre la mesa y con la mueca más parecida a una sonrisa que puede esbozar el rostro del líder ruso, saludó al personal y les explicó con amabilidad que solo estaba allí circunstancialmente: “He venido a ver qué tal lleva Donald sus nuevas tareas y a mostrarle mi apoyo”, comentó mientras leía de forma despreocupada algunos papeles que había sobre la mesa.

Antes de irse pasó revista a los agentes de servicio secreto que escoltan al presidente norteamericano, advirtiendo a éste que le parecían “un poco afeminados”. Su consejo final para su homólogo estadounidense fue rotundo: “Nunca te fíes de alguien que no sea capaz de hacer doce horas de guardia con el escroto sobre la nieve”.

Relacionado

Comentar